SECTORES

Trabajamos con diferentes sectores

Empresa Familiar

Las empresas familiares se enfrentan hoy a cinco grandes retos para asegurar su continuidad:

  • Garantizar su sucesión generacional
  • Incrementar su dimensión y su capacidad para invertir
  • Profesionalizar su gestión sin que los valores positivos de la cultura de la organización familiar se resientan
  • Estar al día en innovación
  • Internacionalizarse

El ejecutivo de empresa familiar debe ser un profesional completo en sus capacidades técnicas y de gestión, pero además debe poseer unos valores, principios e ideales fuertes que encajen culturalmente con los de la familia propietaria del negocio que lidera: respeto por los valores de la familia, motivación, lealtad y compromiso, austeridad y sacrificio personal, visión a largo plazo. Igualmente, deberá comprender determinadas características de este tipo de compañías que, de forma general; conforman el estilo de gestión y liderazgo de la empresa familiar.

Healthcare

La industria farmacéutica está atravesando un cambio estructural importante. El encarecimiento del coste de la investigación, la aparición de nuevas necesidades médicas no cubiertas y la necesidad de abordar mercados más globales están potenciando una rápida concentración de compañías en busca de tamaño. Se enfrentan, además, a nuevos retos impuestos por un aumento de la regulación administrativa con requerimientos más estrictos en la aprobación de especificaciones, el desarrollo de productos genéricos en competencia con las patentes y mayores restricciones y regulaciones en los precios de referencia. Paralelamente, el consumidor está aumentando el control sobre el cuidado de su salud, propiciando la medicina preventiva y fomentando modelos de negocio distintos, y la distribución afronta cambios en su modelo y en el tratamiento del punto de venta para optimizar sus márgenes.

Los directivos en este segmento han de aportar una visión global y estratégica de los mercados, con una capacidad de readaptación constante de sus modelos de negocio y del perfil de sus equipos. La capacidad de liderar el cambio y promover la innovación, un estricto foco en la productividad, la eficiencia y el retorno de la inversión son características esenciales para abordar el complejo entorno del sector.

Servicios Profesionales

El sector de los Servicios Profesionales es un sector amplio: Abogados, Consultores Estratégicos, Consultores de Negocio, Consultores de Informática y Tecnología, Publicidad, Auditores, Executive Search, etc. Muy ligado a las expectativas económicas de un país.

En momentos como el actual, cuando las empresas están redefiniendo sus políticas y reestructurando sus costes y estrategias, el sector está lleno de contradicciones; en algunos subsectores saben adaptarse y aportar valor, mientras otros lo tienen más difícil y pasan por momentos críticos.

El sector requiere profesionales con una elevada ética, capaces de ser independientes, imparciales y de soportar la presión de los clientes para que les den una solución o un dictamen predeterminados. Deben contar también, con capacidades y conocimientos técnicos cada vez más sofisticados, que aporten visón global, que conozcan las cada vez más cambiantes dinámicas que mueven los mercados. Tienen que ser profesionales disciplinados, acostumbrados a trabajar en equipos en los que también hay personal del cliente.

Como son gestores y en muchos casos promotores del cambio, deben ser facilitadores, con buena capacidad de comunicación, persuasivos y con autoridad.

Administración Pública

El sector de Administración Pública engloba a los diferentes organismos que realizan la función administrativa y de gestión del Estado, aunque también debemos tener en cuenta entidades que, con o sin ánimo de lucro, trabajan en un entorno próximo.

Se caracteriza por una necesidad de perfiles expertos acordes a la pluralidad de los sectores que la integran, capaces de entender su entorno de trabajo.

Podemos encontrar ámbitos tan diversos como asuntos exteriores, obras públicas, relaciones institucionales, comunidades y ayuntamientos, consejerías y un largo etcétera.

Los perfiles demandados por el sector requieren una trayectoria sólida y consolidada. En muchas ocasiones esta puede provenir del sector privado, apoyándose en metodologías y capacidades de gestión con que aporten valor en la Administración Pública.

En todo caso, los conocimientos del funcionamiento interno de estas instituciones así como la capacidad para maniobrar en entornos políticamente complejos son muy importantes para profesionales del sector para conseguir objetivos tangibles y reales.

Financiero y seguros

Nuestra experiencia en el sector financiero es amplia y podemos decir que trabajamos con los principales actores del mercado en España. Lo hacemos en las ramas de:

  • Seguros.
  • Banca Comercial: Red, Riesgos, Medios de Pago, etc.
  • Banca de Inversión y Corporativa: Fusiones y Adquisiciones, Asesoramiento Financiero, Mercado de Capitales de Renta Fija, Renta Variable y Derivados, Financiaciones Estructuradas, Capital Riesgo, Gestoras y Cartera de Participadas.
  • Gestión de Activos y Banca Privada.
  • Servicios Financieros en general.

Asistimos a una constante y elevada concentración de fabricantes y distribuidores en este segmento, con una tendencia a la globalización de marcas y conceptos. El crecimiento de las ofertas de valor, tanto en el desarrollo de marcas de la distribución como en la aparición de estos conceptos en el retailing, aumentan el entorno competitivo y la presión sobre los márgenes. Los consumidores tienen mayor información, son mejores compradores y más exigentes. Las nuevas tecnologías, el e-commerce y las técnicas de mercado evolucionan hacia un manejo más eficaz de los recursos de las empresas.

Industrial

El sector industrial de un cierto valor añadido, aquel que será capaz de permanecer activo en Europa, está experimentando una revolución en su gestión, un verdadero cambio de paradigma: a la mentalidad metodológica, que persigue la máxima eficiencia, hay que sumarle la apertura mental innovadora. El nuevo y definitivo reto es combinar ambas con la flexibilidad que requiere la orientación al cliente, en búsqueda de modelos basados en la calidad y la diferenciación, que aseguren la continuidad del negocio por la capacidad de competir con garantías con mercados de mano de obra barata.

El sector industrial requiere hoy unos profesionales completos, no solamente metódicos y eficientes, sino también innovadores y flexibles. Además requiere de unas importantísimas habilidades comunicativas y de trabajo en equipo, cualidades vitales para combinar dos mundos tan aparentemente lejanos en mentalidad como el marketing y la producción. Ya no es suficiente un departamento de operaciones o un enfoque de supply chain; hay que pensar conjuntamente y trabajar codo con codo. La visión global es otra característica fundamental.

IT & Telco

Se trata de un sector en continuo cambio, con alta competencia y fuertes crecimientos, que nos exige estar constantemente al día de todas las nuevas tendencias, tecnologías emergentes y aportar un profundo conocimiento a través de nuestra especialización sectorial de los principales actores y del talento disponible en cada área del negocio. La tecnología es y su evolución constante constituye un factor determinante en la modificación de los hábitos en el consumo de información y un multiplicador de las posibilidades de acceso a la misma. Por lo tanto, los medio de comunicación se encuentran ante un escenario de transformación de su entorno a alta velocidad que les obliga a redefinir sus modelos establecidos en busca de nuevos conceptos, contenidos, consumidores y canales.

El mercado nos pide, en los sectores señalados, habilidades y competencias tales como:

  • Visión global del mundo de la tecnología y de cómo se están transformando los modelos de negocio, tanto propios como los de sus clientes, así como entendimiento y capacidad de interpretación de las tendencias del mercado.
  • Flexibilidad y anticipación al cambio constante que las nuevas tecnologías están provocando.
  • Foco en el cliente y en el crecimiento del negocio.
  • Liderazgo y fuerte espíritu de equipo.
  • Capacidad de adaptación a una cultura empresarial cambiante.
  • Carácter innovador y capacidad de incorporar la novedad al negocio.

Transporte y logística

Se trata de un sector en continuo cambio, con alta competencia y fuertes crecimientos, que nos exige estar constantemente al día de todas las nuevas tendencias, tecnologías emergentes y aportar un profundo conocimiento a través de nuestra especialización sectorial de los principales actores y del talento disponible en cada área del negocio. La tecnología es y su evolución constante constituye un factor determinante en la modificación de los hábitos en el consumo de información y un multiplicador de las posibilidades de acceso a la misma. Por lo tanto, los medio de comunicación se encuentran ante un escenario de transformación de su entorno a alta velocidad que les obliga a redefinir sus modelos establecidos en busca de nuevos conceptos, contenidos, consumidores y canales.

El mercado nos pide, en los sectores señalados, habilidades y competencias tales como:

  • Visión global del mundo de la tecnología y de cómo se están transformando los modelos de negocio, tanto propios como los de sus clientes, así como entendimiento y capacidad de interpretación de las tendencias del mercado.
  • Flexibilidad y anticipación al cambio constante que las nuevas tecnologías están provocando.
  • Foco en el cliente y en el crecimiento del negocio.
  • Liderazgo y fuerte espíritu de equipo.
  • Capacidad de adaptación a una cultura empresarial cambiante.
  • Carácter innovador y capacidad de incorporar la novedad al negocio.

Consumer & Retail

Asistimos a una constante y elevada concentración de fabricantes y distribuidores en este segmento, con una tendencia a la globalización de marcas y conceptos. El crecimiento de las ofertas de valor, tanto en el desarrollo de marcas de la distribución como en la aparición de estos conceptos en el retailing, aumentan el entorno competitivo y la presión sobre los márgenes. Los consumidores tienen mayor información, son mejores compradores y más exigentes. Las nuevas tecnologías, el e-commerce y las técnicas de mercado evolucionan hacia un manejo más eficaz de los recursos de las empresas.

Los directivos en este segmento han de aportar una visión global y estratégica de los mercados, con una capacidad de readaptación constante de sus modelos comerciales y del perfil de sus equipos. La gestión de la innovación como herramienta estratégica, la habilidad para manejar menores recursos con eficiencia, adoptar nuevas tecnologías y traducir en productos y servicios las exigencias del consumidor son claves en el entorno actual. La flexibilidad, la capacidad de provocar el cambio y la adaptación a diferentes culturas son valores esenciales en el sector.

Construcción e Ingenierias

El recorte del presupuesto de inversión en Obra Pública en España, unido a la competitividad y exitosa trayectoria de constructoras e ingenierías en mercados internacionales, hace que el desarrollo exterior sea la principal vía de crecimiento.

La fórmula concesional (PPP, PFI) seguirá siendo prioritaria para acometer infraestructuras, a pesar de la dificultad de financiación institucional y de la exigencia de equity. Las infraestructuras de generación y transporte de energía, al igual que el ciclo del agua aumentarán su peso porcentual frente a las infraestructuras viarias.

La internacionalización del sector exige una total movilidad geográfica e idiomática a sus directivos. La capacitación y la formación técnica son básicas, pero cada día es más necesaria la experiencia en gestión empresarial.

En el sector inmobiliario van a ser cada vez más demandados Directores de Marketing con base técnica, así como Directores Comerciales, capaces de aportar una visión estratégica, interviniendo en todo el ciclo del producto.

Energía

El sector de la energía tiene una importancia crítica dentro del funcionamiento de la economía. Como sector estratégico opera dentro de un mercado caracterizado por la fuerte regulación y la existencia de un grupo de empresas grandes, especialmente en el área de distribución. A la vez, la liberalización del sector y el auge de nuevas áreas de negocio como las energías renovables han venido acompañados de la reducción de barreras entre los mercados de gas y electricidad,  la creación de pequeñas empresas que han crecido fuertemente en los últimos años como foco para la actuación de multinacionales extranjeras.

Como característica distintiva, la fuerte regulación a la que debe someterse por parte de la Administración Pública tanto a nivel central (políticas energéticas, tarifas, primas, precios, etc.) como a nivel local (licitaciones, permisos de construcción, regulación del medio ambiente, etc.) hace que el sector sea especialmente sensible a la acción u omisión en materia de  políticas gubernamentales.

La crisis actual está afectando especialmente a la financiación de proyectos pero no hay duda de que la fuerza de las empresas del sector y los movimientos económicos e institucionales futuros mantendrán al sector como un motor indiscutible de la economía española.

Los perfiles demandados por el sector requieren de habilidades muy variadas por parte de los profesionales. Indudablemente, el sector tiene un componente técnico o tecnológico importante pero esto no es suficiente para muchos de los puestos demandados. Un conocimiento detallado de la legislación que regula el funcionamiento del sector es vital.

Además, requiere de habilidades “soft” como pueden ser capacidad de negociación, inteligencia emocional o empatía. En muchas ocasiones serán estas últimas las que marquen la diferencia entre los profesionales del sector, por ejemplo aquellos que son capaces de negociar acuerdos altamente técnicos en entornos complejos o capaces de estrechar relaciones en autonomías y ayuntamientos para detectar oportunidades de negocio.